Cómo robar el Sol

Acabo de leer una noticia en El País, y me estoy mordiendo los nudillos de rabia por no salir a la calle y emprenderla a puñetazos con el primer miembro del gobierno que me cruce. La noticia en cuestión es tan surrealista, incomprensible y absurda, que solo podría haber tenido lugar en este país de…