Y además, un rey.

       La pasada tarde entré en uno de esos estados de enajenación transitoria, que a veces ocurren cuando uno está haciendo algo tan tedioso que no se necesita pensar en nada. De hecho, había salido a correr por el mismo camino que lo hago cada día, cuando me acordé sin venir a cuento,…